TOPICS

Large hydroelectric dams

Large hydroelectric dams

By WRM

The logic of the discourse of the defenders of certain "clean" energies is based on the principle that we need them in order to maintain the present model of production, commercialization and consumption. By betting on this type of energy, erroneously called 'clean', without questioning the current model, our governments continue to work for the enrichment of companies and causing the suffering of millions of people of this and future generations, given that the environmental impacts they are deep.


In the month of the International Day of Action against Dams and for Rivers, Water and Life, and World Water Day, the theme of mega dams comes to the fore. The increasing need for energy for ever larger industries wreaks havoc on the health of the Earth and on the present and future lives of thousands of peoples.

The generation of hydroelectric energy through the construction of large dams has a high cost: rivers full of life are turned into artificial lakes; large tracts of land that are the home and livelihood of many peoples are buried under water; valuable ecosystems are destroyed and fragmented.

The energy thus generated does not benefit the vast majority of people; it serves to feed a production and trade model based on the intensive use of energy, which sustains the high consumption of minority sectors in the world.

This newsletter is a collective effort to denounce and highlight the destructive effects of mega dams, in the hope of contributing to the creation of a new direction in energy production and consumption.

Rivers imprisoned: unsustainable energy.

The devastating effect of tsunamis, large hydro and other "clean" energies

During the last decade, in times of increasingly visible climate change, large companies, banks and governments have talked a lot about promoting "clean" energy projects. These are the forms of power generation that are not based on fossil fuels.

Thus, in several countries, for example, nuclear power generation projects are being resumed and expanded.

Inevitably, this reminds us of the tragedy suffered by the Japanese people, with whose pain we stand in solidarity. The recent earthquake and tsunami, which triggered the nuclear emergency situation in Japan, show the enormous distance between the reality faced by the Japanese people regarding the Fukushima nuclear power plant and what would actually be clean energy.

At the same time, investments in other energy considered "clean" also intensified in the last 10 years. It is the energy generated by the damming of water through the so-called hydroelectric plants.

This newsletter is dedicated to this topic, since March 14 is the International Day of the Fight Against Dams, for Water, for Rivers and for Life. Then, on March 22, World Water Day is commemorated. We show in several of the articles in this issue that the new wave of so-called "clean" hydropower is nothing more than a speech. In practice, the situation shows that negative impacts continue to be present in planned and ongoing ventures.

Some key points stand out. First, the emphasis continues on large-scale hydroelectric plants that obviously have large impacts. An example is the destruction of significant areas of native forest. In this way, large dams continue to be one of the direct causes of deforestation.

Second, the dams continue to destroy the lives of riverside families and generate energy that does not benefit these people, but rather distant urban centers and, above all, energy-intensive industries. For example, in the Mekong delta in Southeast Asia, the construction of large dams threatens the food security of the population, which today is assured by the fishing they obtain from the river. As if that weren't enough, riverside communities are often forced to migrate to the city, heading for an uncertain future. In the vision of governments, what they do is take people out of a situation of ‘poverty’, towards a situation of ‘progress’. However, the facts show something quite different: the dams generate more poverty and have a negative impact on the population, especially women, and on nature.

Third, hydropower is not clean at all if we consider the problem of climate change. There are different sources of greenhouse gas emissions: trees, both those that deteriorate in the open air and those that die when the dam area is flooded, release carbon dioxide (CO2). In addition, submerged vegetation also produces methane (CH4), which for the most part is released by weirs and dam turbines. According to studies, CH4 can have 25 to 34 times more impact on the climate than CO2. It should be noted that this impact is generally not considered in the Environmental Impact Assessments (EIA) of dams, even in the EIA of the Belo Monte dam in Brazil (1). Therefore, it is total nonsense that under the Kyoto Protocol, projects for the sale of carbon credits from hydroelectric plants are allowed through the "Clean Development" Mechanism (CDM).

And as if that were not enough, there are other studies, for example in China, which show that large dams can even cause so-called seismic stress, increasing the risk of earthquakes and tsunamis.

Another category much cited as 'clean' energy is energy generated from so-called agrofuels, whose production involves, in most cases, different large-scale monocultures such as soybeans, African palm and sugar cane. with many negative social, economic and environmental impacts, widely studied.

Finally, the tragedy in Japan will have even greater impacts on the world if investments in nuclear energy are transferred to investments in other energies considered "cleaner", such as large-scale monocultures to produce agrofuels and the construction of more hydroelectric dams.

In conclusion, so-called "clean" energies are not clean when they are produced on a large scale and end up having devastating effects of various kinds, resembling earthquakes and tsunamis in their destruction of people's lives. Meanwhile, companies' profits increase. Importantly, large dams, as well as large-scale agrofuel production and nuclear power, remain large sources of profit for the companies involved.

The logic of the discourse of the defenders of these "clean" energies is based on the principle that we need them in order to maintain the present model of production, commercialization and consumption. By betting on this type of energy, erroneously called 'clean', without questioning the current model, our governments continue to work for the enrichment of companies and causing the suffering of millions of people of this and future generations, given that the environmental impacts they are deep.

In the opposite direction to the defenders of this energy model, different small-scale initiatives at the local and regional level to generate energy tend to have more future. It includes initiatives controlled by organizations and social movements that attend to their basic needs without causing damage that compromises the future of these populations and nature. However, these initiatives have little or no financial support compared to the huge sums of money that companies and governments receive and spend on truly “dirty” energy.

It is necessary to structurally change our energy matrix towards a popular energy project in which energy and water are considered fundamental rights. As the Movement of Those Affected by Dams (MAB) in Brazil says: Water and Energy are not merchandise!

The green makeup of hydroelectric dams (2)

On a warm May day, a Lao peasant named Bounsouk gazes out across the vast expanse of water before him, the 450-square-kilometer lake formed by the new Nam Theun 2 dam. At the bottom of that lake is the land where he lived, planted rice, raised buffalo, and gathered fruits, berries, medicinal plants and spices from the forest. Now, there is only water, water everywhere.

"Before the flood I was able to plant enough rice for my family, and I had ten buffalo," he says. “I like the new houses, and I like having electricity in the new town, but we don't have enough land and the quality of the soil is very bad. The rice that I can plant is not enough for my family, and three of my buffalo died because what they had to eat was not enough ”.

Bounsouk is one of 6,200 indigenous Laos whose lands were flooded by the Nam Theun 2 hydroelectric dam, in this small Southeast Asian country. The same story is repeated in the area where they were relocated. While some are happy to have a new house and electricity, and to be close to the road, they worry that they don't know how they will feed their families in the long run. The poor quality of the land and the lack of other sources of income in that remote region make the outlook quite bleak.

Large dams often have a high cost to society and the environment, and long-term economic consequences due to the disappearance of fisheries and tourism potential and the flooding of agricultural land and forests. According to the World Commission on Dams, an independent body, most projects did not compensate for the losses of the affected people or mitigate the environmental impact. Rarely have the inhabitants been able to comment on the construction of a dam or have received a fair share of the benefits.

The permanent flooding of forests, wetlands, and fauna and flora is perhaps the most obvious ecological effect of dams. Its lakes have flooded huge areas and have wiped out more than 400,000 square kilometers of land. However, it is not only the size of that land that matters, but also its quality: river basins and floodplains are among the richest ecosystems in biodiversity in the world. Plants and animals that have adapted to the habitat at the bottom of a valley often cannot survive on the shores of a dam lake. Furthermore, dams are generally built in remote regions that are the last refuge for species displaced from other areas by industrial and urbanization activities. No one knows how many plant and animal species have disappeared because their last habitat was flooded by a dam, but their number is probably not negligible. In addition to destroying habitat, a reservoir can also disrupt migration routes through the valley and along the river. By isolating populations, this fragmentation of the ecosystem leads to a dangerous reduction in genetic heritage.

The rise of hydroelectricity

The dam building industry is trying to give hydropower a green look through a public relations offensive aimed at convincing the world that the next generation of dams will bring new sources of clean energy and help mitigate the impacts of climate change. . In the basins of the great rivers that still flow freely, such as the Amazon, the Mekong, the Congo and the rivers of Patagonia, governments and industry impose their projects of huge dams, under the pretext of producing clean energy.

After a decade of hiatus, dam construction is now restarting, worldwide, thanks to the injection of new capital from China, Brazil, Thailand, India and from other middle-income countries. Chinese financial institutions have replaced the World Bank as the main funder of dam projects. Chinese banks and companies are involved in the construction of 216 large dams ("large" means that they are at least 15 meters high, or between 5 and 15 meters, and a reservoir of at least 3 million cubic meters of capacity ) in 49 countries, mainly in Africa and Southeast Asia. Many of them have bad references regarding human rights. A glance at what is happening in China, the Amazon basin and Africa will suffice to illustrate the risks involved.

China. Half of the world's large dams are in this country, which has paid dearly for them. It is estimated that some 23 million people were displaced and that dam ruptures have killed about 300,000. Furthermore, the dams have been catastrophic for the country's biological diversity, rapidly decimating fish populations, threatening the endangered Chinese giant sturgeon, and causing the extinction of species such as the baiji or Yangtze dolphin.

To achieve the goal of the new Five-Year Plan, numerous dams would have to be built on several rivers in southwestern China and the Tibetan plateau, regions of fragile ecology, of great biological diversity, with seismic activity, and inhabited by ethnic minorities. If the new plan goes ahead, China's great rivers and some globally important biodiversity hotspots will be irreversibly destroyed.

To implement the plan, the Chinese government proposes to build new hydroelectric plants that will produce between 130 and 140 gigawatts. This is equivalent to building more than one Three Gorges Dam per year, for five years, that is to say more than any other country built in its entire history.

In anticipation of the new trend, the Chinese government announced, in February 2011, that it was authorizing the construction of a series of dams on the Nu (or Salween) River, an intact river located in the heart of a World Heritage Site. . The government also decided to reduce the most important fishing reserve in the Yangtze River so that a new hydroelectric project, the Xiaonanhai Dam, can be implemented. This project will likely be the end of China's giant sturgeon.

About 30% of China's rivers are heavily polluted by sewage, agricultural and mining waste, and industrial chemicals; the flow of some of them (such as the Yellow River) has been so severely altered that they no longer reach the sea. Free-flowing rivers, in which oxygen and natural nutrients are in balance, can eliminate or decrease the toxicity of pollutants; On the other hand, dams aggravate pollution problems because they reduce the ability of rivers to remove these products; reservoirs accumulate them and submerge vegetation, which then rots. In this way, the water that comes out of them can be very toxic and have serious effects downstream, on the ecology and on human health.

The Three Gorges Dam, perhaps the most famous in the world, produces as much electricity as some 25 coal-fired power plants. However, it has been accompanied by enormous problems: corruption, large increase in costs, environmental disasters, human rights violations, difficulties for the relocation of the inhabitants. To date, more than 1,300,000 people have been displaced to make way for the dam. Hundreds of thousands of them have received tiny and arid parcels, or have been sent to the slums of the cities, with limited monetary compensation and few possibilities for accommodation. Those who were installed in villages located on the banks of the reservoir suffered landslides in 91 places. Dozens of people died and entire villages had to be displaced. Those who protested were repressed, beaten and jailed.

Sadly, the Three Gorges Dam is only the visible tip of the iceberg. In Southeast China, at least 114 dams have been proposed or are already being installed on eight major rivers in the region, such as the Lancang (Upper Mekong), the Nu (Upper Salween) and the Jinsha (Upper Yangtze). Many of them are among the largest in the world and therefore have serious impacts on the ecology of the river, the displacement of hundreds of thousands of members of ethnic minorities, and dangers to the safety of the peoples located downstream. Several are planned within or near the World Heritage Site of the Three Parallel Rivers, threatening the ecological integrity of one of the most spectacular and biologically diverse areas in the world.

The possibility of dams in Southeast China causing earthquakes is of growing concern. Recently, indications have been found that the devastating 7.9-magnitude earthquake that struck Sichuan in May 2008, killing around 90,000 people, may have been caused by the Zipingpu Dam. Large dams are known to cause earthquakes due to a phenomenon called “reservoir-induced seismicity”. Scientists estimate that there are more than a hundred cases of earthquakes caused by dam lakes in the world. According to Columbia University geophysical hazard expert Christian Klose, "the several hundred million tons of water accumulated behind the Zipingpu Dam put undue pressure on the neighboring Beichuan fault."

Amazon. Under the pretext of stimulating the production of clean and cheap energy, Brazilian builders plan to build a hundred dams in the Amazon. Two are already under construction on the main tributary of the Amazon, Madeira, and others are in the authorization process. Brazil's energy sector bureaucrats say they will be more "friendly" dams, with smaller reservoirs designed to minimize environmental and social impact. Laws have been passed to speed up the approval of new dams in the Amazon and to avoid severe Brazilian environmental legislation, arguing that these works are of "strategic importance" for the future of the country.

By flooding large tracts of rainforest, opening up new areas to logging, and modifying the flow of rivers, the dozens of planned dams are likely to disrupt the fragile water balance of the Amazon and accelerate the death of the forest, a process that already it has started due to climate change and heavy deforestation. The latest research confirms the critical role that the Amazon plays in regulating the climate, not only in South America but also in some parts of North America. The transformation of large areas of the Amazon into drier savannas would be disastrous for the climatic trends of the region. In turn, decreased rainfall would make many dams obsolete.

Meanwhile, greenhouse gas emissions could be huge, making one of the justifications for dams ridiculous. Amazonian dams are among the most polluting on the planet; On its own, the Balbina plant emits ten times more greenhouse gases (from the vegetation that rot in the lake) than a coal-fired plant of the same capacity. In addition, the planned constructions would expel more than 100,000 riparian residents from their lands and would considerably degrade large indigenous territories and protected areas.

The San Antonio and Jirau dams, on the Madeira River, currently under construction, have led to thinking about the possibility that some dams may have impacts on a large part of the Amazon basin. Scientists point out that several highly valued migratory fish species could disappear, greatly diminishing fish and wildlife thousands of kilometers upstream and downstream. The fertility of the Amazon floodplain, so important for agriculture and fish reproduction, would also be affected, because a significant part of the sediments and nutrients transported by Madeira would accumulate in the reservoirs.

Another tributary of the Amazon that is in danger is the Xingú River, where there is a project to build a huge dam, that of Belo Monte. This would be the third major hydroelectric dam in the world and would imply the diversion of almost all the water from the Xingu to the central one, through two artificial channels, which would leave the indigenous populations of an area of ​​100 without water or means of river transportation. km long. The dam would have serious consequences in regions of extreme importance for the conservation of biodiversity, and irreversible effects on the fish reserves of the Xingu.

Without a doubt, it is important to meet the future energy needs of the Brazilian people, but there are other alternatives. Several studies, from those of the WWF - World Wide Fund for Nature to those of Brazil's MAB (Movement of those affected by dams), show that countries could meet most of their future energy needs with lower social, environmental and economic cost , if they invested in energy efficiency and renewable energy.

Africa. Also in Africa, dam construction is booming. Africa is the least electrified place in the world; only a small part of its inhabitants have access to electricity. Solving this huge problem is made even more difficult by widespread poverty, mismanagement, and the fact that most people live far from power lines, increasing the cost of getting electricity to them.

The World Bank and many African electrification planners pin all their hopes on something as short-lived as rain, pushing for a large number of dams to be built across the continent. World Bank energy specialist Reynold Duncan told an energy conference earlier this year that Africa must greatly increase its investments in hydropower. "In Zambia, we have a potential of about 6,000 megawatts, in Angola we have 6,000 megawatts, and almost 12,000 in Mozambique," he said. "We have a number of megawatts right here, even before we have to get to the Congo."

Duncan said governments and investors should not hesitate to turn to riskier assets such as hydroelectricity, adding that only 5% of the continent's water potential was exploited. The term "risky" is correct: new African dams are built without analyzing how they will be affected by climate change, even though many of the existing ones are no longer able to produce the necessary electricity due to droughts.

Climate change is expected to radically change the dynamics of many African rivers, exacerbating both droughts and floods. That being the case, the dam-building frenzy could be literally disastrous. Unprecedented flooding will cause more dams to collapse and accelerate sediment build-up in reservoirs. At the same time, worsening droughts will prevent dams from reaching their electricity production targets.

Dams do not represent cheap investments: the implementation of the Mphanda Nkuwa in Mozambique will cost at least two billion dollars (not counting the transmission lines). However, these huge buildings do next to nothing to reduce the electricity gap in Africa. As the majority of the continent's population lives far from existing supply networks, what is needed is a large decentralized system of small plants and renewable energies, to build local economies from the bottom up rather than from the top down. But that is not where the money is at the present time.

The corruption

The examples referring to three areas with intense dam construction activity give a glimpse of the serious problems that they bring with them. Large dams always promise progress and development, but reality instead shows displaced and impoverished refugees, deteriorating and ecologically fragmented rivers, and victims of destroyed fishing grounds and accumulated sediment. Large dams also expand the habitat for vectors of waterborne diseases, such as malaria, dengue, schistosomiasis and liver fluke. Dams often fail to deliver the calculated benefits and often cost more than anticipated. Furthermore, while hydroelectricity is presented as a solution to climate change, in fact many dams emit huge volumes of greenhouse gases. According to the Indian writer and activist Arundhati Roy, “Big dams are to the development of a nation what atomic bombs are to its military arsenal; in both cases, they are weapons of mass destruction ”.

Now, if dams wreak havoc on people's lives and ecosystems, and are increasingly dangerous in a warming world, why are they still being built and defended? And why are they now being hailed as an ecological and renewable source of energy?

One of the main reasons is vested interests: the hydropower industry, its network of consultants and the bureaucracies of the countries concerned can make huge profits from the planning, construction and operation of large dams. These attractions often mask the consequences for people and ecosystems, and the need to develop sustainable economies now that food and water are increasingly in crisis.

Consultants and engineering companies conducting feasibility studies and environmental impact assessments know that they must give projects a favorable image if they want to win other contracts in the future. Case after case, and without having analyzed all the alternatives, they invariably affirm that the impacts can be mitigated and that the project is the best option to satisfy the country's needs.

Environmental impact assessments (EIAs), which should anticipate problems, have instead served to get projects approved without discussion, rather than function as planning tools. Jiang Gaoming from the Chinese Academy of Sciences notes that many projects are underway in Southwest China that violate key provisions of the country's law. Many of them do not have an EIA nor have they been approved by the government. According to Jiang, not even elementary security checks have been carried out, and government watchdogs have no involvement. "EIAs have become a fringe and decorative element, they are perceived as an aspect of the cost of the business," says Jiang. "Builders and local government know that, so far, no EIA has been able to stop a dam project."

Needless to say, corruption plays a key role. A dam requires a huge initial investment, and government officials and politicians can easily appropriate some of it. One of the most notorious cases is that of the Yacyretá dam on the Paraná River, located between Argentina and Paraguay. In the 1980s, the cost of this "monument to corruption," which had initially been estimated at $ 1.6 billion, was inflated to $ 8 billion. In 2002 and 2003, several large dam construction companies were found guilty of bribing the former director of the Lesotho Mountain Development Directorate to obtain contracts at the Katse dam. Masupha Sole took about two million dollars in bribes from some big builders, like Acres International of Canada and Lahmeyer International of Germany. In China, corrupt officials stole millions of dollars that were destined for villagers displaced by the Three Gorges Dam. At least 349 people were found guilty of embezzling a total of nearly 12% of the project's budget for relocation expenses.

The way to follow

These problems are clearly not easy to solve. To date, the most ambitious and systematic attempt was that of the World Commission on Dams (WCD), an independent body established in 1998 by the World Bank and the International Union for Conservation. After thoroughly examining the effectiveness of large dams, in 2000 the Commission published its final report, Dams and Development: A New Framework for Decision-Making.

In short, the CMR recommends defining the real water and energy needs in an open and participatory manner, and then carefully evaluating all the options capable of satisfying said needs, giving the social and environmental aspects the same importance as the technical, economic and technical aspects. financial Si se decide que es realmente necesaria una nueva represa, habrá que resolver los problemas sociales y ambientales que plantean las represas existentes y maximizar sus beneficios. Debe demostrarse que todas las decisiones fundamentales obtuvieron la aceptación pública, y las decisiones referentes a los pueblos indígenas deben basarse en el consentimiento previo, libre e informado de dichos pueblos. Para asegurar la aplicación de medidas de atenuación, de reinstalación y de desarrollo, hay que negociar con las personas interesadas acuerdos legalmente vin culantes. Las evaluaciones de impacto deben aplicar los criterios de la Unión Europea y otros criterios internacionales. Por definición, una verdadera EIA “identifica y evalúa las consecuencias ambientales de los proyectos antes del otorgamiento de la autorización correspondiente”, pero eso no sucede casi nunca en el mundo de hoy. Las represas a construir sobre ríos internacionales deben evaluar también los eventuales impactos más allá de fronteras o los impactos acumulados de los proyectos multi-represas en las cuencas de la región.


La industria de las represas rechazó las directivas de la CMR y, en 2007, inició un proceso con la esperanza de redactar un protocolo que reemplazara el de la CMR como referencia legítima para los proyectos de represas. Sin embargo, es evidente que su enfoque apunta a saltear las exigencias más estrictas de la CMR, y que el interés manifestado por las cuestiones ecológicas es puramente formal.

En realidad, el intento de la industria de presentar la hidroelectricidad como una tecnología ecológica y sustentable no sólo es engañoso sino que los hechos lo contradicen, y existen otras opciones que suelen ser preferibles. En general, la solución más barata, limpia y rápida es invertir en la eficiencia energética. En Estados Unidos, por ejemplo, se podría economizar tres cuartas partes de la electricidad consumida aplicando medidas de eficiencia que costarían menos que la propia electricidad. Países del Sur como China, India y Brasil, que tienen grandes proyectos de expansión industrial orientada hacia la exportación, representan el 80% del aumento de la demanda de energía mundial de aquí a 2020. Según el Instituto Global McKinsey, dichos países podrían disminuir ese aumento en más de la mitad aplicando las técnicas de eficiencia energética existentes. Los programas de “transferencia de tecnología” pueden ser una buena forma de evitar que los países más pobres tengan que reinventar la rueda; por ejemplo, el extraordinario programa de eficiencia energética de California ha estado intercambiando conocimientos con agencias energéticas y funcionarios de China para implantar allí fuertes programas de ese tipo.

Sin embargo, aun invirtiendo en eficiencia será necesario buscar nuevas fuentes de energía. En varios países del Sur, las energías eólica, solar, geotermal y de la biomasa están ganando terreno. Esas tecnologías podrían ser mucho más adecuadas para satisfacer las necesidades de los pobladores rurales pobres si se las aplica donde se requiere energía y sin necesidad de instalar líneas de transmisión. Entre los ejemplos figura la instalación, fomentada por estímulos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, de cientos de miles de sistemas solares en hogares de Bangladesh, China, Sri Lanka y Uganda.

Las energías realmente renovables pueden también ser una solución atractiva y asequible para muchos países con problemas energéticos. El costo de la energía eólica en un lugar adecuado es hoy comparable o inferior al de la energía de fuentes convencionales. El precio de la energía solar, fotovoltaica o por concentración, está bajando rápidamente. En 2008, un informe de un panel de la Academia Nacional de Ingeniería de EE.UU. preveía que, cinco años más tarde, el precio de la energía solar sería competitivo con el de la energía convencional.

En cuanto a la corrupción generalizada, debe ser atacada de frente por los gobiernos, los organismos financieros y los promotores de proyectos de represas. Hay que redactar reglamentaciones para identificar, definir y eliminar la corrupción en todos los niveles del proceso de planificación. Dichas reglamentaciones deben ser apoyadas y aplicadas por el Banco Mundial, por la industria de las represas, por las empresas hidroeléctricas internacionales y nacionales, y por los gobiernos que apoyan la construcción de represas que suelen implicar inversiones multimillonarias. Y la propia industria, con sus principales aliados gubernamentales como China, Brasil e India, debe emprender una reforma interna. Para empezar, sería bueno que adoptara las directivas de la CMR e instituyera prácticas tales como pactos de integridad, leyes anticorrupción y contratos de desempeño que obliguen a los promotor es a respetar sus compromisos.

Los ríos saludables, como todo ecosistema intacto, no tienen precio. Los países del Sur deberían hacer todo lo posible por proteger esos ecosistemas irremplazables. Sería importante que no copiaran el modelo energético atiborrado de problemas que los países industrializados adoptaron hace algunas décadas. Los países del Sur disponen de otras opciones rentables, que les permitirían saltar a un régimen energético digno del siglo veintiuno, un régimen más sustentable, eficaz, socialmente justo y capaz de fortalecer las economías locales y regionales. Si no, la alternativa es simplemente dejar como herencia la destrucción ambiental y humana.

Brasil: la represa de Belo Monte podría convertir el río Xingú en un "río de sangre"

Un complejo de dos embalses y la desviación del río Xingú en el tramo que recorre el Estado de Pará; un costo de más de 16.000 millones de dólares; 516 km2 de bosques amazónicos inundados; 1.522 km2 de tierras boscosas afectadas; entre 100 y 140 km2 secados; cambio en la ecología fluvial, introducción de especies foráneas de peces y extinción de especies; pérdida de biodiversidad, que es fuente de alimentos e ingresos de millones de personas en la Amazonía; 30 tierras indígenas habitadas por más de 13.000 personas de 24 pueblos indígenas que son directa o indirectamente afectados; entre 20.000 y 40.000 personas desplazadas; 80 mil personas desempleadas; otras posibles represas en la misma cuenca, río arriba. Éste es el contexto de la represa Belo Monte sobre el río Xingú, una obra proyectada en los años 1970, en los tiempos de la dictadura militar.

La construcción del complejo hidroeléctrico estaría a cargo del Consorcio Norte Energia, del cual su principal accionista es la sociedad anónima de economía mixta y concesionaria de servicio público de energía eléctrica Eletronorte.

El 25% de la electricidad de Brasil es consumida por nueve empresas mineras y energéticas –Alcoa, ArcelorMittal, Camargo Corrêa Energiam CSN, Gerdau, Samarco, Vale do Rio Doce y Votorantim– y son algunas de esas empresas a las que les interesa la construcción de la represa de Belo Monte –que sería la tercera represa más grande del mundo- para expandir sus operaciones extractivas.

Con la hidroeléctrica, entre el 20% y 30% de los 100.000 habitantes de Altamira serán desplazados definitivamente, según la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

Desde que se anunció el proyecto, la resistencia de los movimientos sociales y de los líderes indígenas de la región ha ido creciendo. Un mojón en la lucha fue la reunión celebrada en Altamira en febrero de 1989: el 1er Encuentro de los Pueblos Indígenas del Xingú, que se pronunció contra las decisiones tomadas en la Amazonía sin la participación de los indígenas, y contra la construcción del Complejo Hidroeléctrico del Xingú. El encuentro contó con la presencia de unas 3.000 personas, entre ellas 650 indígenas de diversas partes del país y del exterior, representantes de movimientos ambientalistas y sociales y medios de prensa nacional y extranjera.

Desde entonces y a lo largo de los años se sucedieron remodelaciones del proyecto, nuevos estudios de viabilidad, más EIAs, consultorías, audiencias públicas nada transparentes.

La resistencia respondió: se presentaron acciones civiles públicas para suspender las EIA, se elaboraron documentos, se organizaron debates, se enviaron cartas a la presidencia pidiendo la suspensión de las obras.

Pero en los últimos años, el Gobierno del ex Presidente Lula incluyó la obra de Belo Monte en su Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), como una de las prioridades. Eso motivó el Encuentro Xingu Vivo para Siempre, en 2008, que reunió a representantes de poblaciones indígenas y ribereñas, movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil, investigadores y especialistas. En 2009, el caso de Belo Monte se presentó en audiencia pública de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, en Washington, Estados Unidos.

En diciembre de 2009, diversos representantes de pueblos indígenas (Arara, Guarani, Juruna, Kaiapó, Xavante, Xipaia, Xicrin y Yanomami) lanzaron un manifiesto denunciando la indiferencia del gobierno federal. El texto hablaba de la lucha de 20 años de los pueblos indígenas contra el proyecto de Belo Monte, y concluía con el mensaje de que el río Xingú podría convertirse en un "río de sangre".

En febrero de 2010, el Ministerio de Medio Ambiente a través del órgano IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) concedió la licencia ambiental previa para la construcción de la planta, con 40 condicionantes, a partir de lo cual se intensifica el debate. El Movimiento Xingú Vivo -que reúne a más de 100 organizaciones en recia oposición a las hidroeléctricas en la cuenca de este río- y otras 40 organizaciones sociales elevaron un pedido de medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Las ONGs afirmaron en el documento que la licencia parcial de Belo Monte no tiene base legal y que fue otorgada sin cumplir con los requisitos establecidos por el IBAMA.

Un año después, en Febrero de 2011, IBAMA concede una licencia parcial para la construcción de las obras, la deforestación de 238,1 hectáreas de bosque y la apertura de claros y picadas en los rios Bacajá y Xingú.

Cabe resaltar que la figura de ‘licencia parcial de instalación’ no existe en la legislación ambiental brasileña, como señala un panel de especialistas que acompaña la discusión del proyecto. Y según comenta el procurador de la república Felicio Pontes Junior en el extracto de su artículo que figura a continuación, ésta es una más de las múltiples irregularidades e ilegalidades que acompañan la trayectoria de este mega-proyecto.

El 8 de febrero de 2011, más de medio millón de firmas contra el proyecto fueron entregadas al representante de la actual presidenta de la república. Contradictoriamente, el representante expresó su voluntad de querer “dialogar” con los representantes indígenas y otras dirigencias de la resistencia en la región, pero al mismo tiempo ejecutar la obra.

A continuación agregamos el extracto de un artículo del procurador de la república Felicio Pontes Júnior, publicado en su blog http://belomontedeviolencias.blogspot.com/, en el que comenta la licencia previa de 2010 y la reciente licencia de instalación parcial:

La Licencia Previa (LP) de Belo Monte fue concedida en febrero de 2010 por el IBAMA con 40 condicionantes ambientales y 26 condicionantes indígenas. La LP no permite el inicio de la obra. Se trata de tan sólo una licencia preliminar de planificación. A través de ella, el organismo que otorga la licencia dice que están aprobadas la localización y la concepción del emprendimiento. Para que la obra en sí pueda iniciarse es necesaria la obtención de otra licencia – la Licencia de Instalación (LI).

Para que el consorcio Norte Energia, formado a toda prisa en la víspera de la licitación de la central, pueda iniciar las obras es necesario que cumpla las condicionantes. Muchas de esas condicionantes son, en realidad, disputas no resueltas en la LP. La presión del gobierno para que se concediera la LP fue tan grande que los conflictos se transforman en condicionantes. Y ahora ya no hay cómo patearlas para adelante.

Entre las 40 condicionantes ambientales se cita, a modo de ejemplo, la nº 09, que determina: (i) inicio de la construcción y reforma de equipamientos de educación/ salud en Altamira y Vitória do Xingu; (ii) inicio de las obras de saneamiento básico en esas localidades e; (iii) implantación de saneamiento básico en Belo Monte antes de la construcción de los alojamientos. El Ministerio Público Federal (MPF) tuvo acceso a documentos de esas intendencias que muestran que no se hizo nada hasta 2010.

Otra condicionante, esta vez la nº 5 relacionada con los indígenas, exige, entre otras medidas: (i) la demarcación física de las Tierras Indígenas Arara de Volta Grande y (ii) Cachoeira Seca; (iii) el relevamiento agrario y el comienzo del fin de la intrusión (retiro de no-indígenas) de la TI Apyterewa. Nada de eso se hace de la noche a la mañana. El propio MPF lo ha intentado desde hace décadas. Y todo es extremadamente necesario.

De hecho, incluso el Estudio de Impacto Ambiental hecho por Eletrobras y contratistas prevé que la migración de trabajadores en busca de empleo en la obra será de 100 mil. Considerando que la población actual de Altamira es de 94 mil, y que, como máximo, la obra generará aproximadamente 19 mil empleos -y recién en el tercer año, porque en los otros años ese número es menor- es fácil concluir que, además de la explosión demográfica, Altamira tendrá, como mínimo, 80 mil personas desempleadas.

Norte Energia intentó una maniobra para eludir el cumplimiento de las condicionantes. Pidió una licencia de instalación parcial para el cantero de obra. Eso no existe en la legislación brasilera. El cantero ya es la obra. ¿O alguien piensa que sólo con el cantero no habrá migración?

En octubre de 2010, el equipo técnico del IBAMA dijo que no a esa maniobra, justamente por el incumplimiento de las condicionantes.

Y no se puede alegar que habrá compensación para las localidades afectadas con la liberación de más recursos públicos. ¿Esos recursos serían suficientes para la construcción y el mantenimiento de hospitales, escuelas y organismos del sistema de justicia y seguridad en una región que duplicará su población en el período de un año? ¿Esos recursos también duplican el presupuesto anual de Altamira? Está claro que no.

Lo que está ocurriendo no es diferente a un déjà vu. Nos quedamos con el caos social y los daños ambientales. Las multinacionales se quedan con la energía.

Las represas del Mekong caldean los ánimos en la región (3)

Los problemas asociados a las grandes represas hidroeléctricas no son nada nuevo en la cuenca del Mekong. Este río nace en los Himalayas tibetanos, se desliza por la provincia de Yunnan en el sur de China, pasa por una pequeña parte de Birmania, después por Laos, donde por varios kilómetros marca la frontera entre ese país y el noreste de Tailandia, y corre luego hacia el sur, atravesando Camboya hasta su delta, en Vietnam. Durante la última década, muchos lugares de esta región rica en ríos fueron gravemente impactados por las grandes represas hidroeléctricas. Las actuales propuestas de construir cientos de represas en los principales afluentes del Mekong, incluyendo doce en el curso principal de este río, provocan más que nunca una gran preocupación, así como tensiones y conflictos, en los países de la región.

Al comienzo de la redacción de este artículo, unas 2.000 personas, miembros de las comunidades locales y del Movimiento Popular por una Sociedad Justa (PMove) – Asamblea de los Pobres, volvían a sus hogares luego de un encuentro de 25 días bajo el sol ardiente de Bangkok. Se habían reunido allí para influir en las decisiones del Gabinete tailandés sobre casos de injusticia, como los proyectos de grandes dimensiones que privan a la gente de sus recursos naturales y de sus medios de vida. El PMove es el resultado de numerosos problemas crónicos, como una reforma agraria inadecuada, proyectos mineros no deseados, y la aparición de proyectos de centrales eléctricas en algunas comunidades rurales. El caso de la represa de Pak Mun es uno de ellos.

Durante las dos últimas décadas, las personas afectadas por la represa de Pak Mun, provincia de Ubon Rachathani, en el nordeste de Tailandia, se convirtieron en la vanguardia de la Asamblea de los Pobres, el movimiento popular más fuerte que ha existido en el país. En 1991, con el apoyo directo del Banco Mundial, el gobierno designado por los militares decidió construir una represa de 135 megavatios sobre el río Mun, principal afluente del Mekong. Ubicada a sólo un kilómetro del punto de confluencia del Mun y el Mekong, esta represa ha afectado a ambos ríos al cortar casi completamente la vía de migración natural de los peces. De ese modo, perjudicó directamente a más de 6.000 familias de los pueblos de pescadores ubicados a lo largo de un río que antes era fértil, y a muchas otras del nordeste del país. Desde su puesta en marcha, la represa nunca logró generar la electricidad prevista. En los últimos tiempos se ha sabido que esta primera represa sólo producía algo más de 20 megavatios. Incluso funcionando a toda marcha apenas su llegaría a colmar las necesidades de electricidad del mayor centro comercial de Tailandia, situado en Bangkok, y el resto de su producción no cubriría siquiera la mitad del consumo del segundo centro comercial.

A pesar del escaso rendimiento y de los impactos permanentes de esa represa, el Gabinete tailandés continúa negándose a seguir las recomendaciones del comité nombrado por el gobierno para estudiarlo, las cuales dicen que todas las esclusas del Pak Mun deberían permanecer constantemente abiertas. La explicación que dieron al público el gobierno y el Servicio de Generación Eléctrica de Tailandia (EGAT) es que, si se abrieran las compuertas, el caudal del Mun disminuiría rápidamente debido a la fuerte sequía que afecta al Mekong, haciendo desaparecer los beneficios de la represa.

Esta afirmación entra en conflicto con otra teoría que cuenta con la aprobación general: la verdadera razón de no dejar la represa abierta en forma permanente no es la necesidad de producir 20 megavatios de electricidad ni la preocupación por el consumo de agua, sino que eso equivaldría a reconocer que la represa es un completo fracaso. Esto sería ventajoso para quienes se oponen a las represas, pero pondría en desventaja a las autoridades que defendieron su construcción, en Tailandia y el resto de la región.

El gobierno tailandés y los de los demás países de la región no informan nunca a la sociedad sobre los cambios hidrológicos que han provocado las cuatro represas construidas río arriba, en China. El caso de la represa de Pak Mun demuestra que los gobiernos se aferran a las represas existentes y a sus planes de construir otras en los afluentes e incluso en el curso inferior del Mekong.

La serie de grandes represas en el tramo superior del Mekong, en China, comenzó con la construcción de la represa de Manwan, terminada en 1992, sin haber consultado apropiadamente a los países implicados río abajo, ni a las personas que dependen directamente del río para su subsistencia cotidiana. El porte de las represas chinas no es comparable al de la de Pak Mun, pues tienen una capacidad de producción de más de 1.000 megavatios y sus embalses contienen millones de metros cúbicos de agua. Aparte de las fuertes protestas de los pobladores del norte de Tailandia, los efectos parecen haber tomado tiempo en hacerse sentir en los países río abajo durante los años 1990. Por ejemplo, a mediados de 2000 nadie parecía conocer el impacto que tenían las represas chinas sobre el delta del Mekong en Vietnam.

Sin embargo, poco después de la terminación de la represa de Wiaowan (la cuarta de las ocho, o incluso quince, que estaba previsto construir en China en el curso superior del Mekong), todos empezaron a notar su impacto sobre el río. En abril de 2010, un representante de la embajada de China en Tailandia se presentó por primera vez ante el público tailandés, durante un foro organizado por la sociedad civil en Bangkok, para negar cualquier relación entre las represas chinas y los cambios negativos en la hidrología, la diversidad y los medios de vida en los países que atraviesa el Mekong en su curso inferior. Era un poco tarde, pues el gobierno chino ya había sido bombardeado con las críticas de las comunidades locales, las organizaciones de la sociedad civil y las agencias de noticias. En Vietnam, por ejemplo, la población, los científicos e incluso algunos órganos gubernamentales, principalmente del delta del Mekong, habían acusado a China de ser uno de los principales causantes del cambio hidrológico y manifestaron su preocupación por el impacto de las represas del Mekong sobre el delta.

A la creciente preocupación por el impacto de las represas chinas más allá de sus fronteras se sumó, a principios de 2008, el anuncio de que el primer proyecto de represa fuera de China –la represa Don Sahong, en el sur de Laos– estaba listo para comenzar. Esta represa es una de las doce propuestas para el curso inferior del Mekong: ocho en Laos, dos en la frontera de Tailandia con Laos, y dos en Camboya. Aparte de Don Sahong, ninguna de las repesas propuestas tiene menos de 800 megavatios de capacidad de generación, y la más grande llega a 3.000 megavatios. Entre las inquietudes que planteó Don Sahong, la principal se refería a su impacto potencial sobre las zonas de pesca, en un lugar que es quizás el de pesca más intensa y el mayor lugar de desove del curso inferior del Mekong. El caso de la represa Don Sahong condujo a preguntarse qué importancia atribuyen los gobiernos de la región a la pesca en el río, que satisface las necesidades de numerosas personas y contribuye considerablemente a las economías de sus países, sobre todo Camboya, donde la pesca representa el 17% del PBI.

Sin embargo, después de más de dos años de oposición por parte de numerosas organizaciones de la sociedad civil, el gobierno de Laos todavía no ha presentado el proyecto de Don Sahong al organismo regional de Procedimientos de Notificación, Consulta Previa y Acuerdo (PNPCA según el inglés), para dar a conocer a los demás países de la región su intención de construir la represa. En lugar de eso, el gobierno presentó en setiembre de 2010 el proyecto de represa de Xayabury e inició el proceso PNPCA que fuera adoptado en el marco del acuerdo de 1995 entre Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam. Según el PNPCA, los cuatro países miembros acuerdan notificar a los países vecinos y escuchar su opinión cuando proponen un proyecto para el río Mekong, incluso si se refiere al interior del propio país. No obstante, el acuerdo no puede impedir que un país construya una represa si está decidido a hacerlo. Por lo tanto, el proceso actual será decisivo para el futuro del Mekong, pues el caso de la represa de Xayabury permitirá poner a prueba el PNPCA en los demás países.

El proyecto de la Represa Xayabury recibió numerosas críticas y señales de desaprobación, que han dividido como nunca antes a los países del Mekong. La Comisión del Río Mekong (MRC según el inglés), formada en 1995 gracias a un acuerdo de los gobiernos de Camboya, Laos, Tailandia y Vietnam, tiene como principal cometido proteger el río, pero ha sido acusada de ineficiencia por muchas organizaciones de la sociedad civil al no facilitar la utilización de sus propios conocimientos como herramienta para la toma de decisiones sobre la represa. La evaluación ambiental estratégica (EAE) encargada por la MRC informa sobre graves impactos sobre las zonas de pesca, la carga de sedimentos, los humedales y zonas agrícolas, y los compara con los limitados beneficios que aportaría la producción de electricidad si se ejecutaran los doce proyectos. Según la EAE, para 2015 las doce represas sólo producirían el 11,6% de la electricidad necesaria en Tailandia, y sólo el 4% en Vietnam. La EAE termina recomendando diferir por un plazo de diez años todos los proyectos de represas en el curso inferior del Mekong. Contrariando esta recomendación, el gobierno de Laos publicó una declaración en la que dice: “Nuestra opinión sigue siendo la misma. Estamos seguros de que el proyecto hidroeléctrico de Xayabury no tendrá ningún impacto de importancia sobre el curso principal del Mekong”… y lo dice aun antes de que estén terminadas las consultas en los países vecinos, como estipula el PNPCA. Eso prueba que la MRC no ha tomado en consideración las evaluaciones de impacto detalladas, como es el caso de la EAE, de manera que influyan en las decisiones.

El último round del debate sobre la represa de Xayabury tendrá lugar a fines de este mes, cuando los miembros del comité de la MRC de los cuatro países se reúnan para opinar sobre el proyecto. La situación está caldeada y el resultado es impredecible.

Ahora que la era de las grandes represas hidroeléctricas está en pleno renacimiento, la región del Mekong necesita otros mecanismos para enfrentar las consecuencias y los desastres potenciales. La decisión sobre la represa de Xayabury, que puede marcar el fin de la vida del Mekong, no puede depender del juicio de los miembros del comité de la MRC, cuyas posiciones son aún más débiles que las de los ministros.

La tarea más urgente y crítica es lograr y hacer valer la transparencia y la participación de la sociedad en el proceso de responder a las necesidades de energía de la región del Mekong. Los promotores de represas argumentan que la electricidad y la generación de ingresos son cada vez más necesarias en dicha región, pero es esencial saber a quién y a qué estará destinada la energía, quienes sacarán provecho de ella y cómo lograrán sus objetivos. Es evidente que la mayor parte de los beneficios quedará concentrada entre los inversores privados y las grandes empresas que necesitan cada vez más energía para sus enormes industrias.

Ya es hora de que las represas hidroeléctricas de la región del Mekong sean el tema de un diálogo regional, serio y participativo, en el que figuren “las voces de la región” que representen realmente a la mayoría de la población, antes de que una crisis de recursos naturales sea lo único que el futuro nos pueda deparar.

Afectadas por represas – mujeres que luchan por no ahogarse (4)

Causa y consecuencia de una represa
El personal de la empresa llegó
Y dijo que nada iba a pasar
De repente una sorpresa
Los padres se sublevaron
Las muchachitas se arreglaron
Porque más de 4 mil hombres
llegaron
Algunas de ellas se involucraron
Y recibieron varias promesas
Les dijeron que tenían motos y autos
Mucho dinero
Y que terminarían en
casamiento
Pero algo salió mal
Después de la aventura
La barriga crece y viene la desolación
Con el hijo en brazos sin
Ninguna atención

Rosa Aguiar (En: A vida dos povos atingidos por barragens em poesia. San Pablo: Escola Nacional de Formação Política do MAB, 2010.)

La lucha de las comunidades afectadas por represas nace en los años 80 cuando en Brasil se construyen represas para producir energía eléctrica y satisfacer la demanda del proceso de industrialización del país. En este contexto, la lucha de los/as afectados/as surge como una necesidad, para hacer valer sus derechos ante el estado brasileño y las empresas

La organización del Movimiento de Afectados por Represas (MAB, por su sigla en portugués) nace así como un camino posible para que las clases populares, especialmente las poblaciones afectadas, tengan un espacio en el escenario histórico. El objetivo del MAB es denunciar y oponerse a la política del sector eléctrico. Pero no alcanza con la lucha para garantizar los derechos de los/as afectados/as. El Movimiento busca, además de denunciar el modelo de producción y de consumo de energía y luchar por los derechos violados, discutir la necesidad de la construcción de un nuevo Proyecto Energético Popular en el que la base del análisis sea comprender: energía para qué y para quién.

El modelo vigente de implantación de represas en Brasil “ha propiciado de forma recurrente graves violaciones de los derechos humanos, cuyas consecuencias terminan acentuando las profundas desigualdades sociales ya existentes, traduciéndose en situaciones de miseria y desestructuración social, familiar e individual” según el Consejo de Defensa de los Derechos de la Persona Humana (CDDPH ) (5).

Podemos afirmar que las mujeres afectadas por las obras que, “normalmente”, en la sociedad brasileña, ya sufren con la desigualdad de género, son las que más sufren con las situaciones de conflictos y desestructuración social, familiar e individual causadas por la construcción de represas.

A partir de lo expuesto, en el movimiento pasamos a reflexionar más atentamente sobre cómo este modelo de producción de energía a través de la construcción de represas impacta en la vida de las mujeres afectadas. Y las grandes interrogantes que tenemos en discusión son: Además de la histórica desigualdad de género vivida por las mujeres, ¿Cuáles son las principales violaciones que sufren las mujeres afectadas? ¿Cuál y cómo es el papel de las mujeres en los procesos de desplazamiento forzado por las represas? ¿Cuáles son los principales desafíos que las mujeres deben enfrentar en la lucha de resistencia?

Las consecuencias principales en la vida de las personas afectadas por represas y que, en particular, afectan más a las mujeres son de dos clases: una es económica, por la pérdida de la tierra, del ingreso familiar debido a que los puestos de trabajo desaparecen; por las relaciones de producción y comercialización ya establecidas; por las variadas actividades que se eliminan a causa de la inundación del lago. Otra es emocional y afectiva, porque ven que sus lugares desaparecen, todas las relaciones en su entorno se deshacen, las estructuras y las relaciones comunitarias se destruyen, las costumbres culturales deben ser abandonadas y sufren la inseguridad de tener que ir a vivir a otro lugar, preocupadas por la vida de sus hijos y de toda la familia.

Las represas no provocan daños sólo a los “ribereños”. El impacto de la migración de miles de personas hacia la región de la obra, como está ocurriendo en las obras de Santo Antonio e Jirau (Rondônia), afectaron los servicios públicos de salud, habitación y educación de toda la población. Otro elemento grave es el aumento de la prostitución, del embarazo precoz y de las “madres solteras” – situación que afecta directamente a las mujeres, y la desestructuración de las familias. Tampoco podemos dejar de considerar la destrucción del medio ambiente.

Las mujeres luchan

Lo que nos anima es que, aún sin aparecer, las mujeres afectadas siempre lucharon. La indígena Tuíra del Estado de Pará es uno de los símbolos de estas mujeres. En 1989 Eletronorte realizó una audiencia pública para discutir la construcción de la usina Kararaô (que sería financiada por el Banco Mundial). Durante la reunión, mientras los guerreros caiapós gritabam “¡Kararaô va a ahogar a nuestros hijos!", Tuíra tomó la iniciativa, se abalanzó sobre el entonces presidente de Eletronorte, José Muniz Lopes, y lo amenazó apoyando la hoja de un cuchillo en su rostro. Esta acción contribuyó a interrumpir el proyecto de la central durante diez años y también hizo que el Banco Mundial suspendiera la financiación de esa construcción.

Además de Tuíra, en la historia de lucha y resistencia del MAB, contamos con muchas guerreras. Las mujeres que lucharon para defender sus derechos en la Represa de Machadinho y que muchas veces enfrentaron a la policía; las de Barra Grande que fueron las protagonistas de la lucha; las que fueron detenidas en la lucha de los afectados de Tucurui; las que impiden que los funcionarios de las empresas entren en las comunidades donde hay proyectos de represa en Bahía; las mujeres afectadas por las hidroeléctricas en Rondônia que enfrentan a los funcionarios de las grandes empresas de la capital; todas las mujeres madres que sufren al ver que sus hijas se prostituyen, quedan embarazadas y son madres solteras engañadas por los obreros, pero que no las desamparan; las mujeres que lloran por la pérdida de la tierra, de las comunidades.

El gran desafío es que las mujeres sean cada vez más reconocidas y valorizadas. Por eso, de forma muy valiente, es necesario luchar siempre por justicia, igualdad social y de género, para que las mujeres y los hombres sean sujetos de una nueva historia.

¡Agua y energía no son mercaderías!

República Democrática del Congo: represas INGA para el gran negocio (6)

A lo largo del río Congo, en la República Democrática del Congo, el proyecto hidroeléctrico Inga ha establecido una serie de represas hidroeléctricas, dos de ellas ya construidas -Inga I e Inga II- y dos más en etapa de construcción -Inga 3 y Gran Inga (ver Boletín del WRM 138, 77).

Inga 3 es ejecutada por el consorcio Westcor; la obra desvía el río a través de un sistema de túneles con turbinas para producir 3.500 MW de electricidad, con un costo total de hasta 8 mil millones de dólares. La represa Gran Inga, que incluye la represa Inga 3, es un proyecto de 80 mil millones dólares del Banco Mundial y el más grande del mundo en materia de energía hidroeléctrica. Gran Inga podría producir hasta 39.000 MW de electricidad, más del doble de la generación de energía de la represa Tres Gargantas en China, y más de un tercio del total de la electricidad que actualmente se produce en toda África.

A pesar de un suministro tan masivo de energía, no existe un plan para brindar electricidad a los hogares congoleños, en un país donde se estima que 62 millones de personas -el 94% de la población- no tienen acceso a la electricidad y los cortes diarios de energía afectan a aquellos pocos que están conectados a una red eléctrica en estado calamitoso.

Inga 3 ha sido diseñada para producir electricidad para su exportación a las industrias y los consumidores urbanos de Sudáfrica y otros países vecinos, y para atraer al país a industrias cuya producción se basa en un uso intensivo de energía.

En cuanto a la represa Gran Inga, la organización International Rivers Network (IRN) informa que “el gigante minero BHP Billiton trató de arrebatar el control sobre el proyecto, ofreciéndole al gobierno de la RDC un arreglo más tentador. Billiton utilizaría la energía de Inga 3 para alimentar una fundición que producirá 800.000 toneladas de aluminio al año” y consumirá 2.500 MW de electricidad, más que todo el suministro de energía actual de la República Democrática del Congo.

Esto confirma los temores de que serían las empresas extranjeras quienes obtendrán grandes beneficios económicos del mega-proyecto de Inga, y no la gran mayoría del pueblo congoleño.

Recientemente, 14 organizaciones africanas e internacionales enviaron una carta al presidente de BHP Billiton, exhortando a la empresa a imponer una moratoria sobre el proyecto hasta que el gobierno congoleño cumpla primero su compromiso de dar electricidad a sus ciudadanos.

Las represas Gran Inga e Inga 3 son una amenaza para muchas personas a quienes su construcción les hará perder sus tierras y medios de subsistencia. El Valle de Bundi quedaría bajo agua, mientras que los caminos abiertos para hacer el tendido de líneas de transmisión eléctrica implicarán la deforestación de franjas de la selva tropical más grande del mundo, que desempeña un papel crucial en el ecosistema global y el equilibrio climático. El río Congo, el segundo más rico del mundo en diversidad de peces, se verá afectado por la construcción de represas y turbinas que provocan la pérdida de poblaciones de peces y la destrucción de ecosistemas fluviales.

Como si esto fuera poco, el proyecto Gran Inga se vende como energía “limpia y respetuosa del medio ambiente”, que puede compensar las emisiones de carbono producidas en otras partes del mundo “mediante la generación de energía hidroeléctrica ‘de pasada’, en lugar de represar un río". Con esa credencial hasta puede ser que consiga el apoyo del MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio)

De hecho, los proyectos de represas a gran escala no están pensados para resolver las necesidades de las personas y menos aún del ambiente. Están diseñados para satisfacer las necesidades de las grandes empresas y de la gran industria que produce de manera insustentable para mercados insustentables.

Acciones en el mundo en contra de las represas

Indonesia: desde abril de 2005, dos empresas al frente de la construcción de una mega-represa en Indonesia -ambas propiedad del ex vice presidente de ese país- han estado forzando a personas que viven cerca del río Sulewana en Poso, Sulawesi Central, a que les vendan sus tierras para llevar a cabo la construcción. El proyecto, conocido como Poso II, afectará las vidas de hasta 2.000 personas.

Los residentes de la aldea Peura trataron de impedir el acceso a la construcción y fueron atacados por la policía.

Amigos de la Tierra Indonesia/Walhi ha pedido al gobierno indonesio que ponga fin a este proyecto hasta que exista la certeza de que se respetarán los derechos de la población local, se retire la presencia militar y se lleve a cabo una evaluación de impacto ambiental absolutamente transparente. http://www.foei.org/…

Región del Mekong: 263 organizaciones no gubernamentales de 51 países enviaron una carta el 21 de marzo pasado exhortando a los primeros ministros de Laos y Tailandia a que cancelaran de inmediato el proyecto de la represa Xayaburi, sobre la corriente principal del río Mekong, en el norte de Laos.

La carta fue presentada antes de la 33a Reunión del Comité Conjunto de la Comisión del Río Mekong, prevista para el 25 y 26 de marzo en Sihanoukville, Camboya, donde se esperaba que los cuatro países miembros adoptaran una decisión preliminar sobre si continuar o no con el proyecto de represa. Como resultado de la reunión, los cuatro países decidieron celebrar una nueva sesión especial -programada para el 21 de abril- para discutir sobre la represa Xayaburi con más detalle.

Sin embargo, el informe de la Revisión Técnica para la represa de Xayaburi reconoció la "incertidumbre sobre la magnitud del impacto en la pesca y los medios de vida asociados, tanto en el contexto local como en el transfronterizo".

México: (I) El VIII Encuentro del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER), realizado en Huitiupán, Chiapas, en marzo de 2011, culminó con la Declaración de Huitiupan, en la que 441 delegados de pueblos y comunidades se pronunciaron contra múltiples proyectos hidroeléctricos en México y Guatemala:

Finalizaron su declaración convocando a recuperar la memoria histórica de las luchas sociales y la sabiduría de los pueblos para poder reinventar las relaciones de los seres humanos con la naturaleza, y construir alternativas autogestivas que aseguren la autonomía y el control de nuestros territorios.

¡Ríos para la vida, no para la muerte! ¡Agua y Energía no son mercancía!

¡Cambiemos el sistema no el clima! ¡Ríos libres para pueblos libres!
http://www.otrosmundoschiapas.org/….

(II) Las comunidades de Temacapulin, Acasico y Palmarejo necesitan apoyo y solidaridad ahora más que nunca, frente a la valiente decisión tomada por los pueblos de bajar y permanecer en el sitio donde el gobierno mexicano avanza en las obras de la represa El Zapotillo.

Invitan a realizar, entre otras, las siguientes acciones:

– Firmar en línea la siguiente Alerta Preventiva: Riesgo de Represión en Temacapulín, Jalisco, en:
http://www.redtdt.org.mx/d_acciones/d_visual.php?id_accion=125

– Visitar a las comunidades, directamente en el lugar de las obras.

- Send letters to the authorities responsible for the construction of the dam, based on the pronouncement of the communities, available at:
http://wrm.org.uy/paises/Mexico/Zapotillo.pdf

- Send letters to the Mexican Embassies in your country

- Prepare newsletters and pronouncements of your organization and disseminate them to the largest number of media and contacts.

- Telephoning TV and radio programs to denounce and spread what is happening, demanding that the Mexican government establish channels of true dialogue with the communities, directly at the construction site.

Brazil: In April, the National Meeting of Women Affected by Dams will take place in Brasilia, organized by the Movement of People Affected by Dams (MAB) and Vía Campesina. A report will be presented on violations of the human rights of the affected communities and, within them, women. The President of Brazil Dilma Rousseff was invited "to learn about this reality, looking us in the eye," said one of the organizers.

The meeting includes the presentation of a “truly popular energy development model” that does not place natural resources and affected communities at the service of companies that appropriate wealth. http://www.radiomundoreal.fm/Mirarse-a-los-ojos

Ethiopia: On March 22, marking World Water Day, nearly 400 organizations signed a petition against the massive Gibe III hydroelectric dam on the Omo River, which will destroy the natural flood patterns that are vital to the farming methods of the Omo tribes. . The dam also threatens at least eight tribes and about 300,000 people who live around Lake Turkana in Kenya.

More information about the Gibe III dam at Survival International: http://climate-connections.org/….

In the world: An International Rivers documentary tells the stories of people around the world - India, Mexico, Brazil - whose way of life, livelihoods and homes are threatened by the proliferation of mega-dams.

“A River Runs Through Us” is a hopeful and personal presentation of one of the greatest threats facing our rivers, as told by the people themselves. Filmed in Ríos para la Vida 3 –2010, a meeting of 350 activists for rivers from 50 countries, held in rural Mexico- this documentary addresses issues such as climate change and its impacts on rivers and dams, which It happens to the communities displaced by the large dams, and what kind of solutions exist to preserve our waterways while meeting our water and energy needs.

The film is Spanish at: http://www.archive.org/details/ARiverRunsThroughUs

Monthly Newsletter of the World Forest Movement (WRM) No. 164 - http: www.wrm.org.uy

References:

(1) Fearnside, Philip. "Hidrelétricas Amazônicas as Emissors of Effeito Stove Gases". In: Proposta Magazine, Year 35 - No. 122

(2) By Aviva Imhof, International Rivers, http://www.internationalrivers.org, posted by Lori Pottinger. This article is adapted from the one first published in WorldWatch Magazine (January-February 2010)

(3) By Premrudee Daoroung, Towards Ecological Recovery and Regional Alliance (TERRA), http://www.terraper.org/home.php

(4) By: MAB (Movement of People Affected by Dams), sent by Sonia Mara, http://www.mabnacional.org.br/

(5) The CDDPH is the body of the Brazilian state, equivalent to the Inter-American Commission on Human Rights of the OAS (Organization of American States) and the Human Rights Commission of the UN (United Nations). The council was created by Federal Law 4,319 of March 16, 1964 and is made up of the following members: Minister of Justice, Representative of the Ministry of Foreign Affairs, Representatives of the Federal Council of Culture, Representative of the Federal Attorney's Office, President of the Council Federal of the Brazilian Bar Association, Professor of Constitutional Law and Professor of Criminal Law of one of the Federal Schools, President of the Brazilian Press Association, President of the Brazilian Association of Education, Leaders of the Majority and of the Minority of the Chamber of Deputies and the Federal Senate. The Council has competence to promote inquiries, investigations and studies to evaluate the effectiveness of the norms that ensure the rights of the human person, inscribed in the Federal Constitution, in the Universal Declaration of Human Rights (1948), being able to receive representations with complaints violations of the rights of the human person, find out their origin and adopt appropriate measures regarding abuses by individuals or by the authorities responsible for them.

(6) Article based on information obtained from: “Africa action at the United States Social Forum”, http://www.africaaction.org/… .; Grand Inga Dam, DR Congo, International Rivers Network, http://www.internationalrivers.org/… .; Information on the Inga Projects, World Energy Council, http://www.worldenergy.org/….


Video: How Dams Work Hydro Dams (June 2021).